Los cuadritos de limón de Scream

Los cuadritos de limón de Scream

Los cuadritos de limón de Scream

Hoy estoy feliz del pretexto para hablar de una de mis sagas de terror favoritas. A propósito de la nueva película de Scream, que no se llama Scream 5 pero debería, les traigo los cuadritos de limón de Scream y un montón de ideas nostálgicas que traigo dentro desde que la vi.

En 1996 el slasher agonizaba en las salas de cine. La típica película con un asesino incansable que acecha a una chica y todos los que le rodean había dejado de ser relevante. Pero, como Jamie Lee Curtis, sobrevivió cuando ya no parecía plausible con el estreno de Scream de Wes Craven (1996). La saga arrancó como una película sobre y para los fans del terror, desmenuzando el género en reglas aplicables tanto para las películas favoritas de sus personajes, como para sus vidas. Y además introdujo el nuevo elemento del misterio. ¿Quién es el asesino? Mientras que en todas sus entregas el peligro se esconde bajo la máscara de Ghostface, los protagonistas no solamente tienen que intentar sobrevivir, sino también revelar el misterio de quién trae puesto esta vez el disfraz.

Así fue como se inició una nueva ola de películas en las que además de develar quién era el asesino al estilo del Expreso de Oriente, había que hacerlo mientras nos perseguía con un enorme cuchillo : Sé lo que hicieron el verano pasado, Leyenda Urbana, Fright Night y otras cada vez menos importantes. Y si bien pronto volvimos al slasher más tradicional, Scream siempre será Scream y yo lloraré siempre que recuerde que en la 2 mataron a Randy.

Los cuadritos de limón de Scream

Craven intentó hacer de la historia de Sydney Prescott una trilogía, pero la tercera entrega resultó ser tan mala que en 2011 desquitaron con una cuarta que es tan buena como la primera. Y ahora que está de moda hacer filmes de legado para introducir las franquicias a nuevas generaciones, Craven ya se nos adelantó al otro barrio. Así que fui al cine con desconfianza a ver lo que James Vanderbilt y Gus Busick nos iban a ofrecer. Y sí, le dieron al clavo.

Scream no sería Scream sin sus siempre sobrevivientes: Sydney (Neve Campbell), Gale Weathers (Courtney Cox) y Dewey (David Arquette), que aquí pasan a un segundo plano de una forma bastante inteligente. Y al mismo tiempo tenemos el regreso de otras caras conocidas como la oficial Judy de la 4 (Marley Shelton) quien sigue preparando los mejores cuadritos de limón de Woodsboro, la hermana de Randy y una persona más que no les quiero spoilear pero sí estuvo a punto de hacerme aplaudir.

Y los directores no pretenden hacer nada mejor que el maestro, incluso creo que pecan un poco de hacerlo tan igual, que la nueva película no resultó un reboot, sino tal cual una secuela. Quizá solo criticaría que la ligereza y comedia que tenían las de los noventa desapareció para dejar en su lugar algunas escenas dramáticas tirándole a cursis que le bajan la velocidad a la acción. Sin embargo, el fan service está ahí y como homenaje al gran Wes Craven funciona y funciona bien.

Si les gusta esta receta de Los cuadritos de limón de Scream

Si les gusta esta receta de los cuadritos de limón de Scream, también les puede interesar

Apoyen la causa

¡No olviden que ya pueden adquirir mi ebook de cocina mexicana en Amazon!

Y ya que están aquí, quisiera comentarles que este blog sobrevive a base de donaciones. Si lo que hago les parece muy útil, pueden apoyar mi trabajo donando a mi cuenta de Paypal. Si no les es posible, otra manera de apoyarme es comentando qué cosas quieren aprender a cocinar y compartiendo con sus amigos!

Pueden seguirme en FacebookInstagram y Pinterest. Y suscribirse a mi newsletter para no perderse de ningún post y recibir recetas exclusivas cada mes. También tengo Twitter y por ahí les paso recetas y tips.

Ingredientes

(para 9 cuadritos)
para la base
  • 1/4 tazas de azúcar
  • 1 taza de harina
  • 1/2 taza de mantequilla en trozos
para el relleno
  • 125 gr de queso crema
  • 1 1/2 tazas de azúcar
  • 1/4 taza de harina
  • 2 cucharaditas de ralladura de limón
  • 1/2 cucharadita de polvos para hornear
  • 4 huevos
  • 1/2 taza de jugo de limón
  • azúcar glass para espolvorear o merengues para decorar

Y se cocina así

  1. Precalienta el horno a 175ºC; cubre el fondo de un molde para brownies con papel encerado, debe sobresalir a los lados
  2. Mezcla todos los ingredientes de la base en el procesador de alimentos hasta obtener una consistencia arenosa, distribuye en la charola sin amasar y sin aplastar y hornea durante 15 minutos
  3. Mientras se enfría la base, mezcla todos los ingredientes del relleno en el procesador de alimentos hasta que queden perfectamente integrados
  4. Vacía el relleno sobre la base ya fría y hornea durante 35 minutos más
  5. Deja enfriar por completo y luego refrigera por 3 horas o toda la noche
  6. Corta las barritas de limón, puedes espolvorearlos con azúcar glass o decora con merengues si así lo deseas

20 May: Kulaj de carne

Un platillo delicioso y muy sencillo.

06 May: Cómo hacer zaatar

Un básico de la cocina libanesa.

04 May: Sandwichitos de piñata

Ideales para una fiesta infantil.

Port Relacionados

Leave a comment