El vesper martini de Last Night in Soho

El vesper de Last Night in Soho

El vesper de Last Night in Soho

Por supuesto que esperaba con ansias la nueva película de Edgar Wright, y más después de la buena impresión que me dejó Thomasin McKenzie en Jojo Rabbit, y desde la semana pasada les iba a hablar de el vesper de Last Night in Soho, pero luego resultó que fue puente y no trabajo en puente. La crítica está bastante dividida con esta peli y entiendo perfecto por qué, vamos a platicar al respecto.

Ellie (Thomasin McKenzie) es una joven aspirante a diseñadora de moda que se muda a Londres a estudiar la carrera, con la idea de cumplir su propio sueño y el de su madre, quien se suicidó años atrás. Rápidamente deja la casa para estudiantes y se consigue un cuarto para señoritas en una casa privada. Ahí es cuando cada noche comienza a viajar, sin saber cómo, a los años sesenta en ese mismo lugar, donde es testigo la vida de Sandie (Anna Taylor-Joy), una chica que vivió en ese mismo cuarto en el pasado.

Pero pronto el sueño de ambas se convierte en pesadilla y la imposibilidad de escapar a sus viajes nocturnos lleva a Ellie al borde de la locura.

El vesper de Last Night in Soho

Ahora, esta es una película de terror, y como tal me pareció poco efectiva. Sin embargo, vamos a hacer de lado por un momento el uso excesivo de las figuras fantasmagóricas y los sustos de portazo que revelan que Wright es nuevo en el género y hablemos de la impecable fotografía y esa inclinación del director a hacer de sus películas casi musicales. Casi.

Desde la secuencia de apertura donde Ellie baila y canta en un vestido de papel periódico, hasta la escena donde intercambian a la actriz en cada vuelta en la pista y la muy cliché pero aún así avasalladora interpretación de Downtown a capella por Taylor-Joy, Last Night in Soho coquetea con ser un videoclip. Y no en el mal sentido como en la terrible Suicide Squad, sino en continuación con lo que Edgar Wright hizo desde Scott Pilgrim hasta Baby Driver pasando por Shaun of the Dead.

Pero Last Night in Soho no va de fantasmas

En el segunda acto, cierto, te pierde por momentos, pero yo creo que esta no es una película de fantasmas. Obviamente me iba a identificar con un personaje que a media fiesta se envuelve en una cobija y se pone a escuchar a los Kinks mientras acaba de llegar a estudiar a una ciudad gigante en Europa, pero creo que Ellie y yo tenemos algo más profundo en común y es que está completamente loca.

Para empezar, el pasado familiar de problemas mentales está ahí desde el principio, no solo por el suicidio de la madre sino por el hecho de que Ellie la ve en el espejo. Y la escena donde el taxista la lleva desde el aeropuerto es clave: una amenaza ligera pero real se encuentra al origen de un delirio de persecución que culmina en episodio psicótico casi de manual. Así es (y no como en otras películas) que la psicosis se desarrolla y lleva a una persona a vivir en un mundo paralelo que los demás no pueden comprender.

Ellie va armando un rompecabezas con las pocas piezas que tiene y llenando los espacios con productos de su imaginación. Sandie no es real, nada lo es, y solamente si comprendemos esto podemos ver la película como lo que es, un vistazo al interior de la mente de una persona vulnerable y enferma, y no el cuento de misterio y terror que nos vende el póster. No sé, piénsenlo.

Si les gusta esta receta de El vesper de Last Night in Soho

Si les gusta la receta de el vesper de Last Night in Soho, también les pueden interesar:

Apoyen la causa

¡No olviden que ya pueden adquirir mi libro de cocina mexicana en Amazon tanto en ebook como en impreso!

Y ya que están aquí, quisiera comentarles que este blog sobrevive a base de donaciones. Si lo que hago les parece muy útil, pueden apoyar mi trabajo donando a mi cuenta de Paypal. Si no les es posible, otra manera de apoyarme es comentando qué cosas quieren aprender a cocinar y compartiendo con sus amigos!

Pueden seguirme en FacebookInstagram y Pinterest. Y suscribirse a mi newsletter para no perderse de ningún post y recibir recetas exclusivas cada mes. También tengo Twitter y por ahí les paso recetas y tips.

Ingredientes

  • 3 oz de ginebra
  • 1 oz de vodka
  • 1/2 oz de lillet blanco
  • hielo
  • 1 twist de limón

Y se cocina así

  1. Coloca los licores en un shaker con hielo y agita bien
  2. Cuela en una copa de martini y sirve con el twist de limón

02 Dic: Pechuga de pollo jugosa

Aprende cómo hacerlo paso a paso.

01 Dic: Ferrero Rocher caseros

¡Con solo 4 ingredientes!

Port Relacionados

Leave a comment