La pizza napolitana de Perdí mi cuerpo

La pizza napolitana de Perdí mi cuerpo

La pizza napolitana de Perdí mi cuerpo

Después de posponerlo durante dos meses, por fin me puse a ver J’ai perdu mon corps, de Jéremy Clapin, largometraje de animación celebrado en Annecy y Cannes el año pasado. Error el haber esperado, pues al mirar esta cinta tenemos la certeza de asistir al nacimiento de un gran cineasta. Por eso hoy decidí hablarles de la pizza napolitana de Perdí mi cuerpo.

Esta obra es una adaptación muy libre de la novela Happy Hand de Guillaume Laurant. Con la muy importante diferencia, para empezar, de que happy (feliz) no es un sentimiento que experimentes seguido durante la película. Esta es a la vez la historia de una mano derecha, literal, que escapa de un hospital y atraviesa París sin que sepamos bien a bien con qué fin. Es también un relato sobre Naoufel (Hakim Faris), el chico a quien pertenecía la mano.

Si las manos pudieran ver y escuchar

Desde su infancia, Naoufel tuvo una grabadora en la que almacenaba varios sonidos, entre ellos, la voz de sus padres. Y es a través del sonido y la música de Dan Levy que Clapin infunde la angustia y melancolía que contribuye al éxito plástico de la película. La animación es igualmente de una fluidez ejemplar, así como el sentido del encuadre. ¿Cómo sería el punto de vista de una mano? Asumiendo simplemente, como hacemos desde las primeras escenas, que la mano puede ver.

Y quizá la admiración que me produjo esta cinta tenga que ver con que hace pensar en Brian De Palma. Para empezar, por la trama que registra la grabadora (estoy pensando en Blow Out, de 1981). Pero también está esta parte de la historia en que Naoufel comienza a seguir a Gabrielle (Victoire Du Bois) con la esperanza de conocerla y ahora estamos pensando en Dressed to Kill (1980) y Body Double (1084). La película es sin duda «depalmesca» en su dimensión obsesiva, pero también en su trabajo sobre la profundidad de campo y ciertos ángulos y encuadres.

La pizza napolitana de Perdí mi cuerpo

La primera vez que Naoufel entra en contacto con Gabrielle, él es un repartidor de pizza y hablan a través del interfon del edificio de ella. Pero no se ven en persona y él comienza a averiguar más sobre ella para poder acercarse. La pizza napolitana que él intenta y no logra entregar la primera noche vuelve a aparecer más adelante, en una escena que no les voy a contar por no dar spoilers.

Lo que sí les dejo es la receta de la pizza napolitana de Perdí mi cuerpo para que se animen a prepararla y disfrutar de esta película que al menos en México pueden encontrar en Netflix.

Si les gusta esta receta de la pizza napolitana de Perdí mi cuerpo

Si les gusta esta receta de la pizza napolitana de Perdí mi cuerpo, también les pueden interesar:

Apoyen la causa

Ya que están aquí, quisiera comentarles que este blog sobrevive a base de donaciones. Si lo que hago les parece muy útil, pueden apoyar mi trabajo donando a mi cuenta de Paypal. Si no les es posible, otra manera de apoyarme es comentando qué cosas quieren aprender a cocinar y compartiendo con sus amigos!

Pueden seguirme en Facebook, Instagram y Pinterest. Y suscribirse a mi newsletter para no perderse de ningún post y recibir recetas exclusivas cada mes. También tengo Twitter y por ahí les paso recetas y tips.

Ingredientes

Y se cocina así

  1. Prepara la masa de pizza y la salsa de tomate
  2. Precalienta el horno a 220ºC
  3. Extiende la masa de piza y cubre con salsa de tomate sin llegar a las orillas
  4. Distribuye el queso en rebanadas, las anchoas picadas y la albahaca fresca, espolvorea todo con orégano
  5. Hornea durante 20-25 munutos hasta que dore bien

02 Dic: Pechuga de pollo jugosa

Aprende cómo hacerlo paso a paso.

01 Dic: Ferrero Rocher caseros

¡Con solo 4 ingredientes!

Port Relacionados

Leave a comment